Publicado en relatos

¿Monotonía en tu pareja? ¡Dile Adiós!

La monotonía en la pareja, es una de las causas de rupturas.

Desde hace un tiempo, mi vida en pareja se ha vuelto una rutina, una monotonía, con conversaciones mono-temáticas y con respuestas en muchas ocasiones monosilábicas. Las miradas están vacías, sin brillo en las pupilas. Nos falta tiempo para pasar juntos, desconectados del trabajo, de la familia, de los problemas cotidianos, de los hijos, de la tecnología, de las comodidades de la casa, de las reparaciones, de los pagos….

Debemos encontrar una actividad, que nos permita estar re-conectados el uno con el otro, y sobre todo, lejos de cuatro paredes con el confort que da el saber que, si estas aburrido/a, coges el mando de la tele y te sientas a ver cómo actúan los demás a sabiendas que lo que estás viendo, es producto de la fantasía de otras personas, o te levantas a la nevera a coger algo de picoteo. No… esa forma de re-conexión en la vida de una pareja, no es la mejor solución a un problema.

Busqué en la memoria, actividades que pudiéramos realizar entre los dos, sin caer en ningún momento en hacer lo mismo un día, y otro, y otro…. Siendo tan previsibles en nuestros quehaceres diarios, que somos como robots. Nos levantamos, desayunamos, nos vamos al trabajo, regresamos, nos duchamos, cenamos y a la cama. Y entre medias, nada de nada. No hay ya pasión por estar juntos, por acariciarnos, por sentarnos juntos en el sofá acurrucados, por escucharnos reír uno y otro, contarnos anécdotas de nuestra vida, reírnos de nosotros mismos. Poder hablarnos en silencio con los ojos. Volver a sentir hormigueos y escalofríos en la espalda… cuando me rozas con los dedos en las manos.

El contacto físico en la pareja, debería ser muy a menudo.

¿Que puedo hacer para salir de la monotonía en la que nos hallamos?

¿Nos embarcamos en un crucero por el caribe? ¡ No!.
Estar en un barco con electricidad, televisión, cine… no es la solución, aunque sí que resulta tentadora. Pero el estar tanto tiempo en alta mar, con el estrés que hay en las visitas a las ciudades, no disfrutaríamos el uno del otro.

¿Nos vamos 15 días a DisneyWorld?
¿Para qué visitar un lugar donde impera la transacción económica de intercambio de bienes? Su cara de felicidad de verse allí, con la ilusión que la hace, sería muy buena imagen a recordar, pero no es una buena opción. Además, solo podríamos estar allí mientras el parque está abierto al público… ¿Y el resto del tiempo?

¿Salimos  a diario al cine, teatro, salas de fiestas?
Tampoco es la solución. Preferimos ver las películas tumbados en el sofá. No nos gusta el teatro, y la música que ponen ahora en los locales de “moda” no es de nuestro agrado, aparte que lo de bailar, a ninguno de los dos se nos da bien.

Quisiera que estuviéramos solos, sin nadie a nuestro alrededor que tuviera la ocasión de ser molesto en algún momento y provocar ira en cualquiera de los dos. Un lugar donde poder mirarnos a los ojos en silencio, poder escucharnos los latidos del corazón… Solos. Ella y Yo

La monotonia, hace creer en la inmortalidad del amor

Las opciones de pasar unos días junto a mi pareja a solas, ¿se me están acabando? ¿Tan corta es la imaginación del ser humano cuando se cae en una rutina diaria?

Busco desesperadamente opciones en internet, esa gran biblioteca del saber. La desesperación cada minuto que pasa, es mayor. Las ofertas mayoritarias son realizando viajes de salir de entre 4 paredes, para meterte en cuatro paredes de una empresa hotelera. Lanzarote, Granada, Salamanca, Asturias,… ¡Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia!, o salir del país a otro país diferente por barco, avión, tren, coche…

Veo que no me quedan más opciones que claudicar ante la vorágine del consumismo televisivo, cinematográfico y teatral. Me veo dentro de poco un domingo por la tarde, con las pantuflas puestas, con la radio sintonizando una emisora que transmita un partido de futbol, y sentado en un sillón mientras que ella está sentada con la manta sobre las rodillas viendo un canal de televisión donde los insultos entre las personas provocan morbo, mientras que masculla entre dientes lo mala que es fulanita con menganita por haberse comido la cola de la sardina, o que la respuesta a esa pregunta es incorrecta.

Me niego a ser así en unos años. He sido (y soy) una persona a la que no le gusta estar quieto en el mismo sitio más de un día. No soportaría estar en un barco viendo agua día y noche durante 15 días. ¿Qué contaríamos a la gente, en el futuro, sobre qué hemos hecho en nuestras vidas, y como hemos evitado la rutina y la monotonía junto al aburrimiento?

Necesito un contacto con la Naturaleza. Respirar aire puro. Desintoxicar la nariz de la polución de la ciudad. Deshacerme del reloj. Que el tiempo me lo marque la salida del sol, el anochecer y aparición de las estrellas

En la naturaleza, el tiempo corre muy despacio.

Hoy en día, me resulta hasta gracioso (y aburrido hasta la saciedad) el escuchar a parejas  los relatos de sus estancias en Hawái, Cuba, Perú, Yucatán, Nueva York, Japón, Las vegas, Tailandia, Paris, Roma, Venecia, Turquía, Grecia… Del safari de Kenia, de la Opera de Sidney, de los canguros, de la arena de las playas de Canarias, que el palacio del Thaj Majal es una maravilla, que si las pirámides dicen que las construyeron con elefantes… las aventuras y desventuras del acceso al barco, al avión… como eran de malos los hoteles, que en España se come mejor que en ningún sitio… que se les hizo eterno el viaje… que si no sabían pedir las cosas en los sitios por desconocer el idioma… que si las chicas o chicos de allí parecen tal o cual, que si los precios… lo caras que les costaron las zapatillas, lo que se llevaron de la habitación del hotel…

 Y no hablemos de cuando sacan el álbum de fotografías de tamaño industrial y te dicen eso de “Espera que os enseñamos las fotos del viaje” y ves que han hecho 2 millones de fotos a conchitas de mar, has visto las pirámides desde todos los ángulos posibles, ves a una leona espanzurrada debajo de un Baobá, y a unos monos saltando en los arboles con una jirafa allá a lo lejos en el horizonte, o vestidos como Elvis Presley en las escaleras del casino, en el borde de la piscina del barco/hotel.

Una pareja feliz, es admirada por todo el mundo

¿Qué quiero hacer con mi pareja? Muy fácil:

Primeramente decir, que la amo igual que el primer día. Es mi último pensamiento del día, y el primer pensamiento cuando despierto. Por ello quiero:

  • Fortalecer el vínculo entre uno y otro
  • Descansar juntos y reponer las energías perdidas por la rutina
  • Sacar lo mejor de cada uno hacia el otro
  • Tener una oportunidad para darla una sorpresa especial
  • Que sea apto para todo tipo de presupuestos
  • Aparcar la rutina
  • Planificar juntos que hacer durante el día desde que nos despertamos hasta que nos quedemos dormidos.
  • Una aventura juntos, sin nada ni nadie que nos imponga tiempos ni formas
  • Ver las estrellas, con ella entre mis brazos, susurrándola palabras al oído, y usarlas como techo del alojamiento
  • Ofrecerla una cena romántica a la luz de las velas o bajo la luz de la luna llena
  • Acurrucarla entre mis brazos, mientras observamos un atardecer impresionante
  • Recuperar el fuego y la pasión desenfrenada de la intimidad y dar rienda suelta
  • Amanecer y saludar la salida del sol, acurrucados .
  • Hablar y hablar durante horas, y morirse de risa por cualquier cosa.
  • Conocerla mucho más profundamente. 
Abraza a tu pareja. Acurrucala sobre tu pecho. Observad el cielo en la noche

¡Nuestra experiencia personal no podría ser más positiva si consiguiera al menos la mitad de la lista!

¿De verdad que no hay un lugar donde realmente pueda obtener todo esto, sin ser un bicho raro y no sucumbir al consumismo?

Sí. ¡¡Lo hay!!.

UNA ESCAPADA ROMÁNTICA PERFECTA

Pero déjame decirte un par de cosas antes de decirte dónde está ese sitio, y no solamente con palabras, sino con imágenes. (Dicen que una imagen vale más que mil palabras).

Nosotros, queremos cosas diferentes, pero no significa que no podamos hacerlas juntos. De hecho, el mejor regalo que puedes dar durante toda la vida a tu pareja, es una vida llena de aventuras y respetar sus manías y perfectas imperfecciones. Queremos coleccionar momentos juntos, no cosas materiales.

Razones para viajar con tu amor

El lugar perfecto existe y es cualquiera que estés con tu pareja, realizando actividades juntos e ir a un destino donde nadie sepa vuestros nombres.

Vivencias, anécdotas y aventuras que habréis vivido solo vosotros dos. Nadie más entendería la forma elegida de esas vacaciones, pero que harán que seáis una pareja admirada por ir aun cogidos de la mano, abrazados por la cintura, declarando vuestro amor a través de muestras de cariño en público, y docenas de cosas más que solo a la temprana edad de los 15/16 años lo vivisteis. Entonces, tu pareja te hacía sentir mariposas en el estómago. Y hoy, te das cuenta, que esas mariposillas están aún ahí, dentro de ti y no se han ido a ningún sitio.

Ser una pareja perfecta no significa no tener problemas, sino saber superarlos.

ESCAPADA ROMÁNTICA DE ACAMPADA.

Elige un entorno idílico para disfrutar de vuestra intimidad y los mejores planes juntos

La ilusión, la creatividad, la magia, la pasión y la complicidad es lo que deseas recuperar con tu pareja.
Aunque lo esencial es la buena compañía, para que vuestra escapada romántica sea inolvidable, es importante vivirla en el escenario donde os sintáis los verdaderos protagonistas.
Por ejemplo, en un enclave privilegiado y relajante en plena naturaleza, podréis centraros el uno en el otro… miraros a los ojos, escucharos con atención y disfrutar juntos de la paz, la intimidad y la evasión total. Os dejaréis seducir por el silencio y simplemente, sentiros más cerca

Haz que no se lo espere

El efecto sorpresa suele dar buen resultado para los enamorados. Por ello, organizar una escapada romántica que no se espere, es algo que le encantará y no olvidará jamás. Recuerda que es fundamental informar a tu pareja sobre la fecha exacta… y asegurarte de que no haga ningún plan y no sospeche nada de nada

Sorprende a tu pareja con un regalo especial

Por ejemplo, puedes preparar una caja sorpresa y llevarla a escondidas a vuestro destino. En ella puedes mezclar fotos juntos; cartas que os hayáis intercambiado. La creatividad debe ser alta. Tienes cientos de ideas de sorpresas hechas con manualidades, dándole aun más valor al haberla hecho con tus manos.

No te olvides de una cena romántica

Una deliciosa cena romántica bajo la tenue luz de las velas o en plena noche de luna llena, será una experiencia para dos que nunca olvidaréis y que marcará la diferencia durante vuestras vacaciones en pareja. 

Dale un toque de relax a tu escapada romántica

Un masaje relajante os ayudará. Lo mejor para relajarse, eliminar el estrés, aliviar la tensión corporal y aumentar el bienestar tanto físico como mental. ¿A qué te encantaría dejarte envolver por estas sensaciones junto a tu pareja, o dárselo tú a ella?

Disfrutad de un desayuno en la intimidad

Cada pequeño detalle cuenta durante tu escapada romántica, y un desayuno en la cama no iba a ser menos. Imagina comenzar el día tumbado en la cama, mientras disfrutas de una compañía insuperable y saboreas de un exquisito desayuno. Con un variado desayuno en la cama puedes empezar un nuevo día de tus vacaciones románticas de una manera muy especial. Unos huevos fritos con unas lonchas de Bacon, un cafe caliente y unas flores silvestres, será suficientes para dibujar una sonrisa en su cara.

Nadar en el lago 

Si el lugar en donde se están quedando tiene un lago y el agua no es muy fría, definitivamente hay que meterse a nadar. Dentro del agua, los juegos y caricias, son inevitables y casi obligatorios

Ir de excursión

Haced una caminata y perdeos en la naturaleza mientras escucháis los sonidos . La naturaleza nos ofrece siempre una sinfonía de sonidos varios. No olvidéis poner pistas para poder regresar al campamento. No vaya a ser que al final acabéis perdidos de verdad.

Hacer una fogata

Cuando llegue la noche, no puede faltar este elemento en la que podréis hacer una rica fondue y asar salchichas, por ejemplo. ( Si os gustan las nubes “quemadas” es un gran momento para comer Malvaviscos. Os ayudará a entrar en calor y disfrutaréis de la magnífica vista de las estrellas.

Durante esa escapada, piensa que estas jugando una partida de ajedrez. Si sabes jugar la partida y ganas, habrás conseguido tu objetivo. Pero no pienses que ya no debes hacer nada mas. Esta partida de ajedrez, es la primera del campeonato. Si tu pierdes, puede haber otro que la gane.

Y tú. ¿Qué elijes? . ¿Ser una estadística de pareja monótona, una estadística de pareja rota, o una pareja sonriente, con brillo en los ojos, que deseen encontrarse en la noche para estar juntos y disfrutar del fin de semana en pareja?…

Tu destino, lo escribes tu.

Consejo a tener muy en cuenta

Apagar linternas y luces dentro de la tienda durante la noche.

Fotografías pertenecientes a sus autores.

Autor:

Inquieto, curioso, fisgón, y creativo. Vivo en Madrid (España) Consultor, capacitador y apasionado por el marketing y la publicidad. Especializándome en Gestión de Marca Personal para búsqueda y mejora de empleo, y ponerlo al alcance de las personas que deban o quieran conocer hacer uso de ello Veo unicornios montados en ovnis, y marcianos en los bordes de las carreteras. Los intermitentes me funcionan cuando se encienden, y dejan de alumbrar cuando se apagan. No escalaré el Everest, pero hago unas lentejas riquísimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .